Múltiples desafíos

Si bien ninguno de nosotros duda de que el tiempo pasa, a veces no deja de sorprendernos cuan rápido lo hace. Y aún cuando parece que fue ayer cuando un tal Miguel venía a la escuelita a inventar, el sábado pasado se apareció para traer a su hijo Francesco. Aprovechó para contarnos acerca de uno de sus mejores inventos (un pedal de batería para realizar el efecto de doble bombo con un solo pie) y cómo hizo para construir el prototipo funcional que hoy conserva.
Después no hubo un único problema planteado para los chicos. Es que se acerca la Olimpiada Argentina de Inventiva y tenemos que prepararnos. Así que con ánimo de exigir más, los facilitadores plantearon tres problemas. Lorena desafió a los chicos invitándolos a inventar un nuevo reloj, Rodrigo les pidió que mejoraran la forma o la función de una heladera y Lucas les propuso inventar un nuevo lápiz.

El problema de los envases

El último sábado fue Lorena quien, al principio de la clase, nos invitó a reflexionar nuevamente acerca del problema de la basura concentrándonos especialmente en los envases. Todos sabemos que en el mundo en que vivimos existen muchísimos productos que habitualmente consumimos. Todos ellos, son trasladados en algún momento dentro de un envase o más de uno. Sea lo que sea lo que tengas en la mano, existe una altísima probabilidad de que haya estado en un pequeño paquete cuando lo compraste, que a su vez estuvo en una caja cuando fue llevado a aquel local en que lo compraste, que a su vez pudo haber estado atado con otras cajas adentro de un camión.
Lorena enfocó nuestra atención especialmente en las botellas de plástico. Todos nos dimos cuenta de que para poder tomar gaseosa, agua mineral o jugo, producimos una cantidad enorme de basura que tarda hasta 1000 años en descomponerse (lo que quiere decir que la botella que hoy tirás va a seguir existiendo por más de 30 generaciones, pensá que tus tataranietos se van a morir antes).
Imagen de una casa con paredes
construídas con botellas EMIUM
¿Qué se puede hacer para evitar que todas estas botellas contaminen nuestro planeta? Lorena nos contó muchas de las cosas que se hacen para reciclarlas y nos invitó a pensar en nuevas posibilidades. Entre todas esas cosas que nos mostró, nos trajo un buen número de botellas EMIUM, un envase modular interconectable de usos múltiples inventado en conjunto por Mirta Fasci y Luis Pittau. Una botella que es, a la vez, una pieza con encastres que puede ser usada para armar distintas estructuras.
Así que aceptamos el desafío de inventar nuevas formas de reciclar los envases que hoy existen y también nuevos envases.

Inventos bien presentados

La página web del señalador magnético
de Nicolás Di Prinzio.
Durante la apertura de la última clase, Lucas nos trajo algunas carpetas técnicas y folletos de algunos inventos. Sirvieron para que pudiéramos conocer distintas posibilidades a la hora de presentar nuestros proyectos y sobre todo, ser conscientes de la importancia que tiene la realización de un buen folleto o una buena carpeta técnica a la hora de comunicar qué problema resuelve nuestro invento y destacar cuáles son sus principales ventajas y cómo funciona.
Como ejemplo de un invento bien presentado, aquí dejamos una imagen de la página web que realizó Nicolás Di Prinzio para promocionar su famoso Flaps (un señalador magnético de página y renglón). Los invitamos a visitar la página, para que se sorprendan no sólo con la calidad de su presentación sino también con otro producto desarrollado por Nicolás para empacar el señalador de la manera más elegante: el porta Flaps.

El problema de la basura

Un montón de basura acumulada en el Riachuelo.
El sábado 4 de agosto retomamos las clases en la escuela de inventores. Nos visitó Darío Wainer, miembro de Garage Lab, un laboratorio que intenta aprovechar tecnologías emergentes para resolver problemas de gran impacto social.
Aprovechó para conocer nuestro espacio y también nuestro trabajo, sin perder la oportunidad de desafiarnos. Uno de los proyectos que llevan adelante lleva el nombre de "Qué pasa Riachuelo" y está, por supuesto, muy relacionado con la contaminación y la basura. Así que Darío no se anduvo con vueltas y junto a David nos planteó uno de los mayores problemas de nuestra sociedad: la basura.
David nos contó un poco qué se hace hoy con las miles de toneladas de desperdicios que tiramos en los tachos y Darío nos hizo ver que muchas veces, lo que tiramos, puede servir para otra cosa. En seguida nos dimos cuenta de la importancia que tiene pensar en reciclar y que no podemos olvidarnos de esto a la hora de pensar nuestros inventos (deben ser reciclables). Y lo mejor, pudimos ver claramente en este problema, una gran cantidad de oportunidades para desarrollar nuevos inventos que puedan solucionarlo.