Día del inventor 2016

El taller de Biro, sus herramientas y hasta su sombrero.
Como siempre el último 29 de septiembre festejamos el Día del Inventor en Argentina recordando el nacimiento de Ladislao Biro (inventor del bolígrafo). Pero este año lo hicimos en el marco de la exposición 200 años de inventos argentinos que se llevó a cabo en Tecnópolis entre el 22 de septiembre y el 2 de octubre.
Así que esta vez la Exposición de Inventos de la Escuela Argentina de Inventores fue parte de una exposición mucho más grande en la que pudieron verse además de inventos del futuro una gran cantidad de inventos del pasado. Incluyendo la pelota sin costuras, la jeringa auto-descartable de Carlos Arcusin, la cosechadora Rotania (la primera autopropulsada del mundo), los péndulos peripatéticos de Carlos Iraldi y muchos más.
El jueves 29 a las 18.30hs tuvimos nuestro acto oficial, en el que dimos a conocer a los ganadores de los Premios Carlos Iraldi a los jóvenes talentos inventivos del año. Felicitamos especialmente a Manuel Rao (9), Felipe Campitelli (9), Simona De Alvear (11), Vinicius Amuchástegui (8), Delfina Pereira Fiad (9), Abril Anzivino Oreiro (7) y Lorenzo Depetris (7).

En busca de un envase mejor

Una de las propuestas de 2016.
Foto: Carolina Caimi - Tomás Catalán
El pasado 16 de julio se llevó a cabo el Tercer Concurso "El lanzamiento del huevo" - en busca de un envase mejor - 2016.
Con la intención de explorar posibilidades de embalajes para protejer objetos frágiles invitamos a todos los chicos de entre 6 y 16 años a inventar un envase que sea capaz de proteger un huevo de gallina crudo de una caída libre de aproximadamente 6 metros.
En esta tercera edición se presentaron un total de 19 envases. Las restricciones, cada vez más exigentes, establecían que el envase tenía que caber dentro de un cubo imaginario de 8 centímetros de lado, estar realizado a lo sumo con 3 materiales distintos y no podía superar los 250 gramos.
Únicamente 2 de los 19 envases presentados lograron superar la prueba. Felicitamos a Delfina Pereira (9) y Felipe Campitelli (9), los ganadores de esta edición del concurso, mientras esperamos ansiosos para ver qué se les ocurre a los participantes el año próximo.

Inventos que salvan

El invento de Manuel.
El sábado 30 de abril se llevó a cabo la primera edición del concurso "Inventos que salvan".
Se les propuso a los chicos pensar en nuevos inventos que prevengan accidentes o bien ayuden a atender sus consecuencias.
Participaron 13 chicos de entre 7 y 14 años. Y lo hicieron con propuestas sumamente originales. El jurado fue integrado por Rodrigo Valla y Emanuel Varela Blanco (miembros del equipo de la EAI), quienes evaluaron los inventos presentados (maquetas y fichas técnicas) y eligieron al ganador de forma unánime.
Esta primera edición quedó en manos de Manuel Rao (8), inventor que presentó un "Chaleco guía" muy útil para facilitar la evacuación de escuelas y otros edificios públicos.


Aproximación final: 2016

Mientras nuestros queridos inventores descansan y toman contacto con los problemas propios de las vacaciones, el equipo de la Escuela Argentina de Inventores ya piensa en lo que será un nuevo año de actividades creativas y estimulantes, preparando el aterrizaje en 2016.
Por estos días el primer paso es revisar lo realizado durante 2015 para encontrar fortalezas y debilidades y por supuesto, identificar problemas. Porque la EAI es un invento y el mejor invento es el próximo, así que la EAI de 2016 va a ser todavía un poco mejor.
Entre los grandes momentos que tuvo 2015 no vamos a olvidar fácilmente el 2º Concurso "El lanzamiento del huevo" en el que los chicos mostraron una sorprendente efectividad (50%), el Concurso "Inventos que suenan", la participación de los chicos en la increíble Exposición de Inventos en la Usina del Arte durante el Día del Inventor, la XIX Olimpiada Argentina de Inventiva y el Concurso "Objetos Voladores Replicables (OVR)". También el festejo de nuestros primeros 25 años de actividad, con velitas y todo.
Pero más allá de los eventos extraordinarios el equipo de trabajo está concentrado especialmente en incentivar a los chicos para que detecten más problemas y desarrollen más sus ideas en el día a día.  Y esto se logra con constancia. Y si hablamos de constancia, quizás el ejemplo a seguir sea Delfina (8), que además de obtener el Primer Premio Carlos Iraldi y una Mención de Honor en la OAI asistió a todas las clases desde su inscripción.

Inventores y familiares durante la última clase del año.